Reformar el suelo de la vivienda

Con frecuencia suele suceder, que llegado el momento de decorar el interior de nuestra casa, nos centramos tanto en el estilo y diseño de las estancias, muebles y pequeños detalles, que solemos acabar olvidando una de las partes más importantes y de mayor uso de todo el hogar, el suelo. Antes de emprender cualquier proyecto de decoración, tendremos que definir de forma previa qué tipo de suelo pondremos en cada estancia así como qué tipo de materiales vamos a utilizar. Hay que tener en cuenta que la elección del tipo de suelo y del material para nuestra vivienda, va a mejorar el aislamiento térmico en épocas de frío o calor, aportará confort interior y mejorará la eficiencia y rendimiento de nuestro hogar.

A continuación recomendamos 6 materiales ideales para reformar el suelo de una vivienda y darle el clima y estilo que más se ajuste a vuestras necesidades:

  1. Porcelana o gres: es uno de los materiales más utilizado en decoración gracias a su versatilidad y variedad de combinaciones. Encontraréis diferentes tipos de porcelana y gres en el mercado con una amplia variedad de dibujos, patrones y texturas, con los que se pueden crear efectos de piedra o madera, o simplemente realizar originales composiciones.
  2. Cerámica: los revestimientos cerámicos o azulejos son los materiales más empleados para decorar un salón o cualquier otra estancia de una vivienda. Su ventaja reside en que son materiales muy fáciles de limpiar y mantener, además de su alta resistencia y durabilidad. En el mercado encontraremos diferentes estilos, combinaciones, formas y diseños de revestimiento cerámico o con azulejos, con los que se pueden crear originales mosaicos o composiciones llenos de personalidad.
  3. Piedra: el mercado ofrece diferentes tipos de piedra laminada de fácil colocación. La piedra laminada natural se suele emplear para los denominados suelos fríos, y si lo que buscamos es conseguir un estilo más natural para la estancia, podemos decantarnos por un tipo de piezas menos pulidas o poco acabadas. Por el contrario, si lo que queremos conseguir es un estilo más refinado y discreto, existe la posibilidad de utilizar grandes piezas de piedra natural como mármol o piedra caliza, impermeable y fácil de limpiar, además de dar un toque más lujoso a cualquier habitación. Existe una amplia variedad de mármol para el suelo, ya que es un material de gran dureza y sofisticación, usado como elemento decorativo desde hace siglos.
  4. Madera o parquet flotante: la madera es el material aislante por excelencia, ya que conserva el calor en verano y resguarda del frío en invierno. Podemos encontrar diferentes piezas de revestimiento en madera maciza con los que obtendremos resultados de gran resistencia y alta calidad. Otros materiales para revestir el suelo con aspecto similar a la madera (y más económicos) pueden ser parquet flotante y el bambú. El parquet o tarima flotante incorpora en la parte superior una lámina de madera que será la que estará a la vista, mientras que el resto de la lámina está compuesto de conglomerado. Si lo que se busca es dar a la estancia un aspecto envejecido o toque vintage, podemos utilizar maderas poco tratadas, en contraste con muebles más modernos claros y paredes en blanco.
  5. Concreto o microcemento: desde hace algunos años se viene utilizando con éxito el cemento alisado o hormigón pulido,sobre todo en locales comerciales y establecimientos. Este tipo de material se puede aplicar sobre cualquier superficie, y su acabado se puede personalizar aplicando cualquier tipo de patrón floral o diseños más contemporáneos.
  6. Vinilo o linóleo: para los que buscan un material para el suelo de la vivienda económico, flexible y fácil de instalar, el suelo de vinilo o de linóleo puede ser la solución perfecta. Los suelos de linóleo están compuestos de materiales naturales y necesitan un cuidado de mantenimiento mínimo. De fácil limpieza y resistencia óptima para estancias de mucho transito o uso.
Share Button


Comments are closed.